Cinco consejos para la estimulación temprana de los niños | Centro de extensión profesional

Centro de extensión profesional | Centro de extensión profesional

shutterstock_206239714

Cinco consejos para la estimulación temprana de los niños

Blog / Novedades

Centrémonos en una etapa formidable en el desarrollo de los niños.

Ese periodo que va de los 0 a los 18 meses.

Una etapa de movilidad.

De energía constante.

De ir de aquí para allá.

Y de los primeros trazos finos en la hoja.

Las primeras formas de expresión.

¿Qué puedes hacer para ayudar a estos pequeños a sobrellevar estos nuevos descubrimientos?

Dos logros centrales en esta etapa: empezarán a caminar si es que ya no lo hicieron un par de meses antes y desarrollarán el uso de 50 palabras en promedio.

Todo un trabalenguas.

Algo no tan central: la aparición del temido No, y las primeras rabietas.

Por eso es tan importante que los profesionales de la estimulación los ayuden a potenciar todas sus habilidades y a superar las primeras dificultades.

 

1.  Lancemos objetos

A esta etapa se le denomina de descubrimiento de la relación causa efecto. Tirar y lanzar cosas al suelo es una actividad que para los padres es de cultivar mucha paciencia, pero que los niños aprovechan para reforzar su calidad de sujetos separados de objetos sometidos a la relación causa y efecto. ¡Inténtalo!

 

2. Hazlo tú mismo

Invítalo a que se pare solo. Si no lo hace, estimúlalo con un juguete que prefiera y alejándolo hazlo que se acerque lentamente a él. Si no quiere pararse, puedes ayudarlo flexionándole una piernita para que tome impulso. Y así lo conseguirá. Un aliento y ¡arriba Perú!

 

3. Construir torres… Estimulas a un futuro arquitecto

Lleva al niño a una mesa adecuada para su tamaño, siéntalo en una silla, y coloca dos cubos que pueda unir. Cuando lo realice, es necesario ir aumentando la dificultad, hasta que consiga una torre de gran tamaño.

 

4. Garabateando aprendí

Utiliza una pizarra vertical y ayúdale a hacer trazos como líneas y puntos. Si le resulta difícil realizar trazos firmes, ayúdale a hacerlo. Esto desarrollará su motricidad fina.

 

5. Elige los colores

Ha llegado el momento de diferenciar los colores. Para eso haz que diferencie entre diversos grupos. Separa piezas de diversos colores y que el niño haga la separación por sí mismo según tus indicaciones. Une el amarillo con el rojo, el verde con el blanco, etc. Hasta que no se equivoque en ninguna indicación.

 

Ármate de valor y sigue con él.

Es muy importante la imitación para ellos.

Y si no sale a la primera, estimúlalo hasta que lo consiga.